¿Sabes quién me lo ha dicho? ¡Tu foto principal!

Si nunca te lo habías planteado, este es el momento idóneo para hacerlo. Piensa en tu foto principal ¿cómo sales? ¿Sonriente, triste, enfadado, de fiesta, con tus amigos, estudiando, con la familia…? Escógela bien porque en muchas ocasiones la foto de perfil se convierte en la primera impresión.

Imagínate que conoces a un compañero del colegio o del barrio con el que hablas poco, pero al que crees haber causado una buena impresión. En los tiempos en los que estamos es más que sabido que en cuanto llegue a casa te buscará en las redes sociales y lo primero que verá de ti será tu foto principal ¿Crees que esta foto reforzará la buena impresión que le diste o por el contrario piensas que puede perjudicarla?

A veces nuestras fotos principales revelan más información de la que creemos. Hay que tener en cuenta que a la foto de perfil accede todo el mundo. Todos los usuarios de las redes sociales pueden verla, por eso tenemos que pensárnoslo dos veces antes de seleccionar la foto principal. Si facebook fuera una biblioteca, nuestras fotos de perfil serían las portadas de los libros, y a través de una portada y de un título se puede intuir de qué va el resto del libro… Por eso, escoge bien tu foto principal, ella puede hablar de ti,  y puede decir si eres una persona segura de ti misma, si eres fiestera, tímida o por el contrario atrevida.

No nos damos cuenta, pero en general, las redes sociales hablan de nosotros. No sólo la foto principal, los ajustes de configuración de privacidad dicen mucho de ti . Si alguien tiene Facebook público, y todo el mundo puede ver sus álbumes, sus fotos, su lista de amigos y sus publicaciones, es fácil adivinar que estamos ante una persona espontánea que no es celosa de su privacidad y que le gusta compartir con todos sus fotos y publicaciones. Sin embargo, estas características también dicen que la persona es descuidada al tener fotos con familiares y amigos al alcance de cualquiera; un poco inconsciente por poner en peligro tanto datos suyos como datos de sus amigos; y algo exhibicionista al dejar que todos vean su lista de amigos y comentarios del muro.

Si en la vida real no invitas a casa a desconocidos; no llevas tus álbumes de fotos familiares a clase; no cuentas tus conversaciones telefónicas a los demás; ni enseñas las cartas ni mensajes que te escriben tus amigos, ¿Por qué en la vida virtual si lo haces? En Facebook hay multitud de datos nuestros, y no solo nuestros, también de tu gente más cercana. Cuídalos, porque a través de ellos se puede revelar mucha información, y si en tu día a día eres una persona responsable que en la calle no habla con desconocidos, ni regala fotos al primero que se cruza en la calle, en internet sé igual. Configura tu privacidad para que nadie tenga la llave a la puerta de tu casa, ¿en la vida real la darías? Pues en internet tampoco.

Comparte este enlace:

No related posts.

Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente. Publica un comentario o deja un trackback: URL del Trackback.

Publicar un Comentario

Debes iniciar sesión para publicar un comentario.